El Papa recuerda el deber de cuidar a ancianos y enfermos a los que se podría "dejar o hacer morir"