El Papa, de regreso a Roma