El Papa venera los restos