Dura carta del príncipe Guillermo contra los fotógrafos