El papel higiénico, un buen negocio