Paraguayos celebran la democracia cada vez con menos lustre