París baja la tensión con Italia por los inmigrantes pero mantiene su postura