La Pascua judía, una festividad sin pan pero con mucha miga