Los okupas del Patio Maravillas inician una campaña para evitar su desalojo