La Duquesa deja tras de sí un patrimonio valorado en 3.000 millones de euros