Antonio Ortiz se declara inocente, sin entrar en una sola de las pruebas que lo acusan