Penal boliviano vuelve a la calma tras una revuelta de presos, según las autoridades