La tensión puede con el pantalón de Guardiola