Boston utiliza perros adiestrados para tratar a los menores afectados por las bombas