Perdió el control de su vida hasta que le dignosticaron síndrome de alcoholismo fetal