La playa de las Catedrales, un reclamo turístico