El Pleno del Senado da luz verde a la Ley que prohíbe experimentar con cefalópodos y primates no humanos