Polémica por un escaparate con muñecas desnudas y en posiciones sugerentes en Barcelona