Una tienda de chucherías, la tapadera de una red de hachís en Pamplona