Lady Gaga, la reina de las reinas