Primer caso de una superbacteria resistente al antibiótico más agresivo