El segundo mayor premio de la Primitiva deja 68 millones de euros en Cuenca