La Princesa de Asturias se topa de nuevo con la realidad