El Príncipe de Asturias dice que "no son tiempos para diferencias ni egoísmos"