El Príncipe de Asturias, en la nieve con un grupo de amigos