Los Príncipes, con el Papa