Príncipes y la Reina, en la cena