Los Príncipes, en la ceremonia