Los Principes de Asturias, fieles seguidores de La Roja