El pederasta de los Maristas de Barcelona reconoce los hechos y pide perdón