Los programas de torturas triunfan en la televisión japonesa