Varias ciudades europeas estudian prohibir el acceso de los coches diésel