Casi 1.200 efectivos y 352 vehículos de Protección Civil trabajan para garantizar la seguridad ante la riada del Ebro