La reválida de 6º arranca herida de muerte