La publicidad, un problema cuando se convierte en residuo urbano