“¿Quieres un bocadillo de carne mechada así, sin hornear?” Las conversaciones entre el gerente de Magrudis y su hermano