Catalá cree que el "derecho al aborto" es un eslogan social