La ‘Rapa das Bestas’ de Sabucedo, el lado más salvaje de la belleza