Reducir el 20% el uso de los combustibles para 2020 frenaría el calentamiento del planeta