Oscar Pistorius, ¿del Olimpo a prisión?