La Reina Sofía una fiel debota del Cristo de Medinaceli