La Reina, con los bebés panda