La Reina señala que "miles" de pacientes no tienen acceso a los cuidados paliativos