La palabra barreras no existe para un niño con parálisis cerebral