Saca la mano por la ventana y toca... ¡el tejado de sus vecinos!