Reinosa intenta volver a la normalidad