El Rey, en Jordania con Abdalá y Rania