El Rey, con unas llamativas gafas de sol