El Rey, sonriente a su llegada al hospital