El Rey vuelve a Madrid